Mi vivienda es de alquiler, ¿quién paga el alta de la luz?

Estoy de alquiler, ¿quién paga el alta de la luz?

En alguna que otra ocasión ha sucedido que una vivienda tiene cortado el suministro eléctrico, sea cual sea el motivo, y un nuevo inquilino va a entrar a vivir en él. En estos casos, ¿a quién corresponde dar el alta de la luz, al inquilino o al propietario? ¿Quién debe pagar los costes del alta? Si estás en esta situación y quieres conocer las respuestas a estas y otras preguntas relacionadas, resolvemos todas tus dudas a continuación.

Alta de la luz en un piso de alquiler: ¿quién debe encargarse?

A la hora de formalizar un nuevo contrato de alquiler, se debe comprobar que todo está en orden para no empezar con muy mal pie en nuestro nuevo hogar. Una de las cosas más importantes que hay que comprobar es que los suministros básicos, como el agua, la luz o el gas natural, estén dados de alta y listos para entrar a vivir.

En caso de que no lo estén, lo habitual es que sea el propietario el encargado hacerlo, a no ser que se llegue a algún tipo de acuerdo concreto con el inquilino.

Al tratarse de suministros básicos para poder vivir en unas buenas condiciones, los pisos de alquiler que se ofrecen en el mercado inmobiliario suelen tener todo en orden en el momento de la firma de contrato, así que, si el suministro eléctrico está dado de baja, ya sea por impago, porque la vivienda es de nueva construcción o, simplemente, porque se había dado de baja anteriormente, generalmente será el propietario quien se encargue de dar de alta la luz antes de que los nuevos inquilinos entren a vivir.

¿Qué documentos se necesitan para dar de alta la luz en un piso de alquiler?

Para dar de alta la luz en un piso de alquiler, el propietario se deberá poner en contacto con la distribuidora eléctrica, aunque algunas comercializadoras también pueden encargarse de los trámites. Para ello, se necesitará facilitar la siguiente documentación:

  • Datos del titular.
  • Dirección de la vivienda de alquiler.
  • Código CUPS (Código Universal del Punto de Suministro). Se puede encontrar en una de las facturas anteriores.
  • Cuenta bancaria de domiciliación.
  • También se definirá la potencia eléctrica que se quiere contratar, así como el tipo de tarifa que se desea.

Si la vivienda es de nueva construcción, también será necesario presentar el Certificado Eléctrico de Instalación (CIE) o Boletín Eléctrico, en el que debe figurar que la instalación se encuentra en buenas condiciones y cumple con las normativas de seguridad. Además, es posible que, en algunas ocasiones, se demande también la cédula de habitabilidad, sobre todo cuando se ha reconvertido un local comercial en vivienda.

Tras la aprobación de la solicitud, el alta de la luz del piso de alquiler se hará efectiva en un máximo de 7 días hábiles. Este periodo de tiempo se puede alargar debido a varios problemas: desde la existencia de facturas impagadas por el anterior inquilino o problemas en la instalación hasta expedientes por enganche ilegal o modificación del contador. Por lo tanto, se debería dar de alta la luz incluso antes de poner la vivienda en alquiler, para así prevenir este tipo de incidencias.

¿Quién paga el alta de la luz y cuánto cuesta?

Cuando el suministro eléctrico está dado de baja en una vivienda de alquiler, volver a darlo de alta tiene un coste que generalmente asumirá el propietario de la vivienda y no el inquilino. Ojo, no hay que confundirlo con el cambio de titular, que se trata de un trámite gratuito en todos los casos (más adelante tienes toda la información).

El coste de reanudar el suministro eléctrico en cualquier tipo de inmueble es muy variable, ya que depende, por ejemplo, de la potencia contratada, si hay que renovar el boletín eléctrico o, incluso, del tiempo que el suministro haya estado dado de baja. De media, el coste de dar de alta la luz en un piso de alquiler está entre 165 y 475 €. En todos los casos, se deberá pagar los derechos de enganche, acceso y extensión, que varían según la potencia contratada.

Cambio de titularidad de la factura de la luz

Una vez se haya realizado el alta de la luz en el piso de alquiler, el nuevo inquilino será el encargado de cambiar la titularidad de la factura de la luz. Esto es obligatorio, además de lo más seguro, ya que podría haber problemas futuros si no se hace. Es un trámite muy sencillo de realizar y totalmente gratuito, y tan solo será necesario contactar con la comercializadora y facilitar la siguiente documentación:

  • Datos del titular.
  • DNI.
  • CUPS de la vivienda de alquiler.
  • Teléfono de contacto.
  • Correo electrónico para enviar la factura digitalizada.
  • IBAN o número de cuenta donde se cobrarán los recibos.

A partir de ese momento, el suministro eléctrico queda a cargo del inquilino, que será el responsable de pagar las facturas asociadas al consumo y mantener en buen estado la instalación. También será el responsable del contador digital o incluso podrá cambiar la potencia contratada o la tarifa, así como pedir el bono social en caso de que cumpla con los requisitos.

¿Te ha quedado claro quién debe pagar el alta de suministros de una vivienda de alquiler? Esperamos que así sea. Si tienes cualquier duda, contacta con nosotros y te ayudaremos a resolverlas.